jueves, 16 de mayo de 2013

Día 3

El jueves llegó de madrugada y desapercibido. No he podido dormir de las emociones vidas ayer. Llegué a clase y escuché la presentación de Chari sobre el proyecto de manual en el que colaboro. No di lo mejor de mi misma y eso me dolió, estaba cansada. Después de la presentación me derrumbé y lloré, demasiada presión encima. Luego más animada llegó Chari y acabó su autorretrato, yo le recomendé que hiciera un experimento performativo relacionado con un proyecto personal que está desarrollando. Instaló en su bata de pintora unas tetas de plástico confeccionadas por ella misma a ganchillo. La gente no podía resistirse a tocarlas. Reflexionando sobre este acto reflejo se me ocurrieron dos razones que explicaban la necesidad de tocarlas:

1. En primer lugar pensé en que el subconsciente de cada individuo asociaba la imagen de unos pechos al descubierto con su período de lactancia, en el que la teta era su sustento principal, además del contacto con la madre. Por eso su afan de a ellas.

2. En segundo lugar y de manera más evidente, relacioné esa reacción con un deseo sexual, claro ejemplo de la sexualización del pecho de la mujer hoy en día.

Chari consiguió acabar el autorretrato además de vivir una experiencia fronteriza entre la pintura, escultura y performance. Luego volvimos a casa en bici junto con su hermana Vero, disfruté mucho del trayecto.


Prenez soin de vous

Sophie Calle.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.